Plataformas digitales para la participación en el gobierno de tu ciudad, consultas ciudadanas, iniciativas legislativas y propuestas populares, consejos ciudadanos, asambleas locales virtuales, democracia digital, democracia 2.0… En los últimos meses, venimos escuchando con una intensidad considerable estas y otras expresiones relacionadas con el aumento de la participación y el protagonismo de los ciudadanos en la toma de decisiones que les afectan, en la generación de propuestas, iniciativas, en el debate y la aprobación de las mismas, etc. En resumen, la participación ciudadana en el gobierno de una comunidad.

El aumento y la facilitación de la Democracia Directa y la Participación Ciudadana a través de las nuevas tecnologías se ha posicionado tanto en el debate político como en el social.

Pero ¿Qué es la democracia directa? ¿Es posible? ¿Está contemplada por alguna ley? ¿Es algo nuevo? ¿Estamos preparados para participar? ¿Qué beneficios tiene?.¿Puede funcionar?. Estas y otras cuestiones surgen tanto para los escépticos y contrarios a estas iniciativas, como para los que están interesados y les gustaría que fueran una realidad.

A continuación, vamos a desarrollar algunas de estas cuestiones con la intención de contribuir a entender los aspectos que nos puedan ayudar a obtener alguna respuesta a estas preguntas: